Estos dos transportistas de muebles vintage creen que viven en una película de Wes Anderson

Como lo oyes. Todo empezó unos meses atrás, cuando Suzo y Sam empezaron a repartir muebles de diseño. Esta semana hemos quedado con ellos para conocer un poco más acerca de este par de personajes que recorren a diario las calles de nuestro país. Hoy, les encontramos en medio de la mudanza de un escritorio de estilo colonial de la época de Charles Dickinson.

¿Cómo empezasteis a dedicaros al transporte de muebles?

Pues la verdad, surgió de forma espontánea. Formábamos parte de la misma compañía de teatro, pero nunca habíamos hablado. Yo era encargado de decorados y Sam, de vestuario. Allí, nos dimos cuenta de lo que teníamos en común: amábamos más la parte decorativa que el propio arte dramático. Así que, un día le dije a Suzo, ¿cuándo? Y él me respondió, ¿dónde? Y el dónde, fue aquí, cerca de piezas de decoración vintage.

¡Uau! Menudo cambio de rumbo profesional. ¿Cómo fue la entrada al mundo de los muebles de diseño?

No fue nada sencilla, no creas. Me gusta que lo preguntes porque a Sam se le ha olvidado contar algo muy importante. Para llegar hasta aquí acudimos a la Academia Kauchy. Podría haber ido a la Oxford o a la Sorbonne de los transportistas de muebles, pero elegimos Kauchy.

¡Vaya! Y parecéis muy satisfechos con lo que hacéis.

Sí, llegamos allí para aprender sobre muebles, diseño y decoración y decidimos quedarnos para siempre.

¿Cuál es el secreto?

El secreto es encontrar algo que amas y luego… Hacerlo el resto de tu vida. Para nosotros, es transportar muebles en Kauchy, es estar cerca de piezas auténticas que antes otras personas han llenado de historias.

Entonces, contadnos, ¿qué hacéis en un día normal como hoy?

Muy sencillo. Cuando nos metimos en esto lo teníamos claro: queríamos vivir aventuras y no quedarnos parados en un solo lugar. Llevamos muebles con mucha vida a sus nuevos hogares y eso es gracias a que no siempre hicimos caso a los consejos de los demás. Para vivir aventuras ¡hay que apostar por algo!

Y así fue como, después de hablar con este curioso tándem, volvimos a casa pensando que, seguramente, los locos éramos nosotros.

IMG_20171214_174723_117.jpg

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s